BLOG

Cartagena, SEC and fear


Que irónico es ver a los niños jugar, divirtiéndose entre ellos mismos, ver a los jóvenes bailar, caminando con sus amigos, tomándose fotos, entre muchas otras actividades. Resulta algo irónico que aquello que vemos con felicidad y resulte ser algo normal, se convierta en un arma de doble filo en nuestra actualidad. En algunos escenarios de la vida cotidiana como las fotos inofensivas que capturan a niños sonrientes, pasando un rato agradable y en piscina, logran ser un desencadenante de sucesos horrorosos para la vida de nuestros jóvenes y niños, ya que se logra tergiversar el contexto desde el punto de vista que sea observado.

Por un lado, tener ojo mal intencionado no es sinónimo de pensar que las fotos son malas o que lo son nuestros niños y niñas, ya que solo juegan y lo ven como algo novedoso y tecnológico. Lo mismo también sucede con nuestros jóvenes que solo se divierten. El real y verdadero problema es aquella sociedad que ve a los jóvenes, niños y niñas como objetos de satisfacción propia, aquellos que los hacen sumisos y aquellos que normalizan todo este tipo de prácticas perversas. 

En algunos contextos culturales, como en escenarios de extrema pobreza, se presentan situaciones en donde padres pasan un mal momento económico y llegan a vender a sus hijos, nietos o sobrinos, como también existe la situación de que por un descuido esto suceda. Hoy, la explotación sexual comercial es algo real y cada vez nos acecha más y más, estando cerca de nosotros esperando cualquier descuido para hacernos parte de su mundo.

Por otro lado, se lidian batallas individuales de víctimas que están en este mundo. No se oyen las voces de aquellos que están a punto de entrar a esta problemática o, en el peor de los casos, de aquellos que no pueden alzar la voz porque ya partieron, porque sus cuerpos están enterrados, porque están desaparecidos, pues así puede seguir pasando, ya que en los que se confiaban los traicionaron... Aquellos agresores que siempre estuvieron en su vida y sin darse cuenta, los hicieron parte de esto. Una gran pregunta es: ¿Qué culpa tienen nuestros NNA? ¿Qué hacen ellos para hacer parte de esto? Preguntas importantes que hay que hacerse, porque le daré respuesta a una de ellas y a la primera.

Nuestros niños, niñas y adolescentes (NNA) no tienen la culpa de nada. Ellos solo son víctimas de un sistema que está mal, de una sociedad dañada que da a los niños por algo a cambio, una de esas cosas es aquella inmadurez de un NNA. 

¿Qué es la ESCNNA? 

Según la página del ICBF (Instituto Colombia de Bienestar Familiar), la EXPLOTACIÓN SEXUAL COMERCIAL DE NIÑOS NIÑAS Y ADOLESCENTES es una vulneración de los derechos de los NNA, todo mediante la utilización del cuerpo con fines de dominación, gratificación o lucro, a cambio de una retribución tangible o intangible, o de una promesa de retribución para el niño, niña o adolescente. 

¿Cómo se maneja la ESCNNA en Colombia? 

Entrando un poco en contexto y sabiendo un poco acerca de la ESNNA, podemos mencionar que, en Colombia, este tema es algo difícil de hablar, pues existe algo que llamaré “El tabú de Colombia”. Cuando digo tabú es porque en Colombia, la cultura o la mentalidad de las personas mayores y una minoría de jóvenes, no creen que este tema sea real. Hacerlos ver lo fuerte e importante que es reconocer que esta problemática existe y está más cerca de lo que creen es un verdadero reto para aquellas instituciones que alzan la voz por este problema en Cartagena, una ciudad costera de Colombia con una hermosa historia, conocida por sus hermosas playas y monumentos. Un gran destino turístico. 

Ustedes se preguntarán, ¿Qué hacemos en Cartagena? La respuesta es muy sencilla. Cartagena es un destino turístico, factor que aumenta grandemente la posibilidad que en esta ciudad se presente la ESCNNA., Para nadie es un secreto que no todos los turistas llegan a alguna ciudad con intenciones de conocer, pasear y salir de fiesta, muchos vienen buscando otras cosas y aquí es donde ahondaremos un poco. 

Segúnel Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), Cartagena es la cuarta ciudad con el índice de pobreza más alto a nivel nacional.Como es de costumbre, familias enteras hacen planes para ir a las bellas playas de Cartagena, a bañarse, pasear, pasar un buen momento o tomarse una foto para guardar los bellos recuerdos de ese día. Ninguna de estas acciones debería ser mala, pero muchas veces son el inicio de un gran infierno. 

Y si, la pobreza es un factor importante en este tema, pues como mencione anteriormente, muchas personas ven a los NNA como una oportunidad de salir de la pobreza. Es que para nadie es un secreto que muchos de estos niños y niñas son vendidos a extranjeros e inclusive a la propia gente del país. 

Un caso famoso y actual, es de la niña Alexandrit, que justamente desapareció en Cartagena, sin dejar rastro alguno. Ya se cumplen más de cinco meses de su desaparición. Al parecer su tío se la llevó con la excusa de enseñarle a manejar moto, la dejó un momento sola y se fue. Al volver no encontró a la menor y la dio por ahogada, menciona él,  sin embargo, según investigaciones, la vendió. Su familia la sigue buscando con la esperanza de encontrarla viva. 

Esto nos confirma que Cartagena, no es una ciudad segura para los NNA.

Entrando en el terreno de que las fotos de los NNA, muchas personas no ven las fotos de los NNA como algo normal, si no que las toman para satisfacción personal y no de buena forma, muchas veces es el mismo circulo social de la familia el que hace esto. Podemos hablar con un ejemplo y será este:

Juan tiene 10 años, vive en unos de los barrios pobres de Cartagena. Su familia, planea un viaje a playa a pasar un buen día allá, estando él en vestido de baño, le toman una foto y ´él la posa feliz. La familia, sin ver nada malo, al final del día monta las fotos a Facebook o alguna red social. La semana siguiente a eso, un amigo de la familia comienza a ir más a la casa, a preguntar más por Juan y a ofrecerse a quedarse con él sin cobrar nada. Dos semanas después, Juan cambia todo, no come como antes, pasa escondido, triste y cada vez que hacen algún movimiento brusco o le quitan su ropa para cambiarlo se siente extraño y le dan ganas de llorar. Un día, este sujeto llega a la casa y se acerca a Juan, el cual se aleja rápidamente, toda la familia queda impresionada y molesta, pues el sujeto a apoyado bastante a la familia con el cuidado de Juan, por lo cual lo obligan a saludarlo

Juan, le comienza a preguntar a su mamá sobre qué tan normal es que toquen sus partes íntimas, que le bajen sus pantalones o que jueguen a tocarse las partes.

(Importante: muchos niños no dicen nada de esto, ya sea porque lo tienen amenazado o lo están infundiendo miedo)

La madre, le dice a Juan lo malo que es eso y cuando Juan le comenta lo que le hace el sujeto, la madre le dice que no diga mentiras. Lo que no sabe es que este sujeto le ha ofrecido cosas a Juan por “jugar” con él. 

Aquí, ya por las actitudes que toma Juan, se puede deducir que a él le está pasando algo, y el primer paso a hacer es creerle al niño, no decirle mentiroso ni nada por el estilo, pues esto solo hará que el niño siga en el abuso sin poder decirle a nadie. Un niño no tiene las   condiciones mentales para crear una historia de abuso, así que no debemos de minimizar el delito, por el contrario, se deben buscar pistas más fuertes y alejar al NNA del sujeto. 

Siguiendo con el ejemplo de que a Juan le siguen diciendo mentiroso y nunca le creen, el sujeto le sigue ofreciendo cosas a cambio de “jugar” con él. Con el pasar del tiempo, pueden pasar las siguientes cosas: 

¿Qué pasa cuando a un niño, niña o adolescente no le creen que está sufriendo de explotación/abuso sexual?

  1. El niño, niña o adolescente, al pasar a un plano adolescente – adulto, puede buscar refugio en el consumo de drogas, alcohol, las fugas, conductas auto lesivas o suicidas, hiperactividad, bajada del rendimiento académico. 
  2. El niño, niña o adolescente puede presentar miedo generalizado, agresividad, culpa, vergüenza, aislamiento, ansiedad, depresión, baja estima e, incluso, rechazo al propio cuerpo.

 

¿Qué hacer en caso de que tu hijo o hija tenga estas conductas?

  1. Reconoce las señales: cambios físicos, silencios inexplicables, moretones o el uso de palabras no concordes a su edad. 
  2. Hable con el NNA: No tenga tonos bruscos, puede asustarlo. No lo juzgue, no le diga que es su culpa. Utilice un lenguaje acorde a su edad, palabras como “tocar” pueden tener diferentes significados, pero puede que el niño este familiarizado con esta palabra dependiendo del modo en que se ha estado empleando. Las más importante es tener paciencia y seguir escuchando al NNA. No se altere y, sobre todo, hable con él/ella en lugares donde se sienta a salvo y no esté cerca quien lo pueda estar violentando. 

¿Qué puntos tener en cuenta al momento de reportar el caso?

  • Trate de dejar al menor en un lugar seguro y realizar la denuncia en secreto, pues puede que el agresor cause más daño al enterarse. En lo posible, lleve al menor con usted. 

  • Dígale que va a buscar ayuda con alguien que puede ayudarlo a él.

  • Tenga la mayor claridad posible acerca los hechos. 

  • Aunque puede presentar la denuncia de forma anónima y buscando su protección, es mucho mejor presentarla con toda su presentación. De esta forma puede que se enjuicie al agresor. 

  • La Línea 141 es una línea gratuita nacional que el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar pone a disposición de todo adulto, niña o niño que necesite reportar una emergencia, hacer una denuncia o pedir orientación sobre casos de maltrato infantil, violencia sexual, acoso escolar, trabajo infantil o consumo de sustancias psicoactivas, entre muchas otras situaciones que amenacen o afecten la vida e integridad de un niño, niña o adolescente. 

Entre otros puntos, reconocer los lugares donde se puede reportar el caso es fundamental. Los derechos de los NNA deben respetarse, sin ninguna excepción. Los lugares donde se podría encontrar explotación sexual comercial y la violación de menores es algo muy importante a abarcar estos lugares, los cuales son:

  • Lugares sexuales.

  • Afueras de centros comerciales o lugares turísticos.

  • Lugares concurridos.

  • Escuelas. 

  • Lugares de acogida.

Lugares de acogida como lo fue un caso reciente en el que se denunció que menores de edad eran abusados sexualmente en una institución del ICBF (Instituto Colombiano de Bienestar Familiar). Pueden estarse preguntando “¿Su deber no es velar por estos niños?”, la respuesta es sí, pero lamentablemente los que creen que violentar a un NNA esta bien y es normal, están en todos lados. 

En Cartagena, playas privadas y públicas son lugares en los cuales esto se puede presentar. Por eso, si alguna vez presencias algún acto sospechoso, contacta la línea gratuita nacional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) 018000112440, con garantía de confidencialidad para quien considere que un niño, niña o adolescente es víctima de estos delitos. Preste mucha atención a los niños que venden dulces y los utilizan con fin de dar lastima, hay una gran posibilidad que estos sufran de este delito. 

Los NNA no tienen la culpa de esto. La ESNNA es un trato que destruye sus vidas y su infancia. No hablar de estos temas es exponer a los niños, niñas y adolescentes a vivir algo desagradable, el miedo a hablar de esto o hacer la vista gorda, condena a todos.

 

Fabián Eduardo De La Hoz Martínez


Me gusta dar paso a nuevos conocimientos, tanto propios como compartidos, ser alguien a quien seguir y aportar a cambiar el mundo con un granito de arena.

Subscription

Contact

Youth Voices for Change is an initiative of the Down To Zero Alliance that seeks to prevent the sexual exploitation of children and adolescents by amplifying the voices of young leaders for change in Latin America and Asia.